(MMXX)¿ANNUS MIRABILIS? (2020)¿AÑO MARAVILLOSO?

Por Ernesto Parga Limón

Annus marabilis y annus horribilis son expresiones opuestas que sirven para señalar que un año ha sido, excepcionalmente, muy bueno o muy malo.  El conjunto de los acontecimientos derivados de la pandemia nos ha puesto a meditar sobre esto; algunos creen que este es, por definición, un auténtico annus horribilis, que nos deja una secuela tristísima de dolor y pérdidas en muchos sentidos de nuestra experiencia humana, un año para olvidar, repiten innumerables voces, al que habrá que darle la vuelta del almanaque de nuestra vida, tan pronto como sea posible. Hay, por otra parte, otras voces que creen que este año lo debemos recordar por mucho tiempo, ya que nos dejó innumerables lecciones, al darnos un parón en seco, dicen, nos obligó a reflexionar sobre las cosas importantes (La familia, los amigos, el trabajo, la vida misma) que ya dormitaban, un tanto olvidadas, en medio del desdén por lo valioso que produjo la fiebre de la prisa por vivir a la que todos nos fuimos acostumbrando.

En definitiva, lo que es cierto es que cada uno experimenta a su manera. Quizá no haya nada tan subjetivo en este mundo como el duelo y el modo en que cada persona pone cara a la adversidad que le acomete, cada cual tiene su ritmo y su manera de incorporar o de desechar parte de lo vivido.

La forma en que asimilamos el dolor y las pérdidas son, indudablemente, una manifestación más de cómo somos, de nuestras creencias, de nuestra propensión natural al pesimismo o al optimismo.

 -El duelo nos retrata mejor que nadie.-

Hay algunos que ven negro el arroz con un solo grano negro, y los hay quienes, para verlo blanco solo es menester tener frente a su vista un solo grano blanco.

Adicionalmente hay otros factores que influyen en la manera en que le damos paso al dolor en nuestra vida; la fe, la soledad, la compañía, el deber, el gusto por servir, los dolores del pasado, etc., son elementos que de alguna manera delimitan la forma en que transitamos o nos quedamos varados en el duelo. 

Explicado el subjetivo combate con la tristeza que cada uno habrá de librar por los fantasmas del 2020 y con la adversidad del porvenir, que con seguridad habrá de retornar con otra cara, yo creo que el infortunio siempre deja sus enseñanzas. El dolor nos lleva a preguntarnos por su sentido, y también a preguntar desafiantes ¿Por qué a mí? Las respuestas que afanosamente buscamos nos conducen por vía indirecta, ahora sí, a valorar lo que perdimos, y lo que aún tenemos y a enterarnos que otros también sufren igual o tal vez más que nosotros.

 Se dice que la enfermedad es el mejor referente de la salud que hemos perdido, salud que nos es tan natural que ni siquiera recapacitamos en su posesión y aun menos en nuestras obligaciones con respecto a ella. Lo mismo puede aplicarse respecto a otras realidades que, debiendo ser centrales para cada uno; la familia, el trabajo los amigos o la vida misma; y que quizá ya eran menos que una sombra que indiferentes observábamos.  Así lo ve Clive Staples Lewis:

“Dios susurra y habla a la conciencia a través del placer, pero le grita mediante el dolor: el dolor es su megáfono para despertar a un mundo adormecido.”

Ayuda mucho para mejorar la comprensión de este tema leer a los grandes pensadores, y abrevar también del testimonio admirable de quienes, habiendo perdido a un ser entrañable en esta pandemia, a pesar de que esa persona querida se les arrebató de manera dolorosa e insospechada, siguen pensando que la vida merece la pena de ser vivida, acrecientan su fe, su compromiso y recuperan el valor de la generosidad. Contemplar la fuerza inquebrantable del espíritu humano y su capacidad de reconversión del dolor en amor son enseñanzas que se derivan de los infortunios.

“En la tristeza pervive el amor”, nos dice Elisabeth Lukas

Muchas personas dicen haber recuperado su sentido de empatía, aceptan que el “yo” era el eje cardinal de su existencia, que estaban ciegos a la realidad externa a sí mismos, y que hoy empiezan a ver con asombro la belleza que radica en la otredad.

Así lo explica, el escritor italiano, Cesare Cantú:

El dolor tiene un gran poder educativo; nos hace mejores, más misericordiosos, nos vuelve hacia lo importante y nos persuade de que esta vida no es un juego, sino un deber.”

Si esto es así, para muchos, si este año nos hizo mejores y más misericordiosos… todo habrá valido la pena. Annus mirabilis

Pero si todo es temporal, si este dolor resulta infecundo. Si a la vuelta de unos meses volvemos al sitio en donde estábamos; corriendo desaforados solo en pos de lo material, olvidando de nuevo lo que realmente vale. Habremos, también, perdido la capacidad de aprender las lecciones que subyacen en toda adversidad. Entonces sí que este será un año horrible.

¡El más horrible de todos!

3 comentarios en “(MMXX)¿ANNUS MIRABILIS? (2020)¿AÑO MARAVILLOSO?

  1. Vaya que este año estuvo complicado.
    Me llama mucho la atención la manera en que diferentes países, y sus respectivos mandatarios, respondieron a esta pandemia, ya que, mientras unos vieron en la crisis un desafío en lo que hicieron todo lo posible para minimizar su impacto, otros lo vieron cómo una oportunidad de acrecentar su poder e influencia aprovechando la desmovilización de la sociedad.
    Cuándo preguntas de que manera vimos este trágico año, estuve tentado a quejarme de mi crisis financiera y sobreendeudamiento derivados de la pandemia y ver sólo lo malo que tuvo el año 2020, sin embargo, prefiero reflexionar en los aprendizajes que éste me dejó:
    * a ser más paciente
    * a valorar la vida y la salud
    * a aprovechar todos mis bienes
    * a realizar trabajos domésticos que antes no hacía
    * a tratar de no controlar todo lo que sucede a mi alrededor
    * a practicar el autocuidado
    * a valorar cada instante que pasa
    * a entender que la cuarentena no es tan complicado
    * a aceptar que la pandemia está fuera de mi control
    * a crecer emocionalmente
    * a valorar el compromiso de doctores y enfermeras que atienden a los infectados
    * a cómo apoyar solidariamente
    * a valorar la importancia del maestro y las clases presenciales
    * a vivir en la incertidumbre y prepararme para enfrentarla.
    Lo único que en verdad lamento es la desafortunada falta de seriedad y soluciones que muestras autoridades federales han tenido para afrontar este grave problema; con posturas ambivalentes y datos falsos.

    Me gusta

    1. Arturo muy feliz 2021 lleno de ocasiones para servir y para amar. Al tenor de lo que escribí en este artículo no creo que sea positivo decir borrón y cuenta nueva, estarás de acuerdo que desperdiciaríamos la gran oportunidad que, en medio de la tragedia, nos dio la vida con los insospechados acontecimientos que vivimos.
      Dice una máxima que “toda ciencia viene del dolor”, así las cosas el año que hoy inicia nos encontrará más prudentes, más sabios, y más generosos.
      Salud por el año que enterramos y salud por el que, esperanzados, iniciamos.
      Te abrazo con afecto.

      Me gusta

  2. MANUEL ACOSTA LÓPEZ

    HOLA, MAESTRO PARGA, ESTE AÑO TIENE MIL Y UNA MANERA DE DESCRIBIRLO.
    PARA ALGUNOS PUDO HABER SIDO DE DOLOR Y TRISTEZA, NI DUDA CABE. PARA OTROS, LOS MENOS; UN AÑO DE OPORTUNIDADES CON LA VENTA DE SUS PRODUCTOS QUE TIENEN QUE VER CON LA SALUD. OTROS, COMO EN MI CASO, Y CREO QUE DE MUCHOS, NOS DEJÓ SIN EMPLEO ( Y A TODOS LOS RELACIONADOS CON EVENTOS SOCIALES LOS CUALES SON MUCHISIMOS). DE ALGUNA MANERA EL INGENIO HA HECHO SALIR ADELANTE A ESTOS ULTIMOS, ENCONTRANDO ALGUNAS FORMAS DE VENDER PRODUCTOS EN LINEA DE DIFERENTE ÍNDOLE. POR EJEMPLO, UN HABITANTE DE HONDURAS COMENZÓ A PINTAR PIEDRAS DE RÍO CON IMAGENES DE ANIMALES Y FLORES Y DESCUBRIO UN MUNDO DE CLIENTES Y OPORTUNIDADES.
    EN LO REFERENTE A LA CONVIVENCIA, CREO QUE EL TIEMPO EN FAMILIA SE AUMENTÓ, ALGUNOS PARA BIEN Y OTROS PARA MAL, (CASOS DE ESPOSOS QUE DESCUBRIERON QUE NO ERAN COMPATIBLES), CASOS DE PADRES QUE SE REENCONTRARON CON SUS HIJOS ADOLESCENTES JUGANDO VIDEOJUEGOS O VIENDO PELICULAS. EN FIN, CREO QUE CADA QUIEN HABLARÁ DE DIFERENTE MODO AL REFERIRSE A ESTE TIEMPO DE PANDEMIA.
    LAMENTABLEMENTE ESTO AÚN NO TERMINA, Y ESTE PRÓXIMO TRIMESTRE SERÁ CLAVE PARA SABER SI LA POBLACIÓN REALMENTE HA COMPRENDIDO LA GRAVEDAD DEL PROBLEMA Y COOPERA MÁS CON LAS MEDIDAS DE PREVENCIÓN.
    CREO QUE EL VERDADERO PROBLEMA NO ES LA PENDEMIA SINO LA INDIFERENCIA DE ALGUNAS PERSONAS QUE NO HAN QUERIDO TOMARLA EN CUENTA.YA QUE AÚN SE VEN PERSONAS EN LA CALLE Y EN LUGARES PUBLICOS SIN CUBREBOCAS.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s