EL INMENSO VALOR DE LO INÚTIL

Por Ernesto Parga

“No digáis que, agotado su tesoro, de asuntos falta, enmudeció la lira: podrá no haber poetas pero siempre habrá poesía.”

Gustavo Adolfo Bécquer 

A pesar de las adversidades tan presentes en nuestra vida,  algunos se siguen preguntando con inconcebible despiste… ¿De qué sirve la poesía?

El encuentro fue casual y se dio en un evento público, tras el cruce de información sobre nuestros nombres y una breve indagatoria, (entre gente del pueblo se descubren rápidamente las relaciones), –estuve con tu hermano en la escuela, – Es verdad, recuerdo el negocio de tu familia-; y cosas similares.

Pasados apenas 20 segundos de habernos conocido me dijo socarronamente: – entonces, tú eres el de las poesías, refiriéndose a mi empeño en compartir en las redes sociales un poema de autor de calidad innegable cada día; y agregó de inmediato clavando la siguiente banderilla, ¿De verdad crees que a alguien le interese eso? Yo, a pesar de que ya estoy acostumbrado, no dejo de sorprenderme, cómo alguien tan impunemente juzga, y sin el menor recato desacredita los gustos incluso la pasión de vida de otra persona.

En esos casos escojo responder entre las dos maneras en que puedo hacerlo. Uno, finjo que tiene razón mi desconsiderado interlocutor, y con cara de disculpa y de extraterrestre extraviado, comento: -ya sabes soy tan ingenuo que solo a mí me gustan esas cosas inútiles e inservibles, dejando satisfecho y también ignorante a mi nuevo amigo.  Dos, si veo que se prestan la ocasión y la persona, le pido que me permita explicarle el porqué, y el para qué hago “eso de las poesías”.

Aquí y ahora transcribo lo que suelo articular en esas oportunidades.

Primero que nada, debemos distinguir entre sensación personal, aquello que tú sientes y piensas que es de tal manera, y hechos reales y contundentes; recuerdo haber escuchado responder a algún maestro mío, ante el comentario de un alumno que, repitiendo el lugar común dijo en clase: –en gustos no hay nada escrito-, el maestro le miró por unos segundos y serenamente le espetó; -hay escrito sobre los gustos y mucho, otra cosa es que no los hayas leído-. Es decir, hay una enorme, una inmensa cantidad de personas a quienes les interesa, disfrutan y aman la poesía, y el hecho de desconocerlo no hace verdad tu postura personal.

En segundo término, es importante aquí recordar la doble naturaleza de las necesidades del hombre, las espirituales y las materiales, no quiero ahora extenderme sobre cuales son las más propiamente humanas, tan solo diré, que ambas deben ser reconocidas y satisfechas en su idónea manera. Mi abuela solía decir, que la sed se quita con agua y el hambre con galletas. Cualquier intento de pedir al satisfactor algo más de lo que puede dar; es una necedad. No le pidas peras al olmo, pídeselas al peral.

La poesía, la filosofía, la literatura y la oración se inscriben dentro de los satisfactores de las necesidades espirituales, nos dan todo lo que pueden darnos, pero solo eso, no esperemos que nos satisfagan en nuestras necesidades materiales. Así que el tópico se plantea de la siguiente manera:

¿De qué sirve la poesía?; la poesía no sirve de nada, es absolutamente inútil pensándosele como satisfactor material, así como las galletas no quitan la sed.  Su campo es otro y muy importante, y muy necesario, e imprescindible e inobjetable especialmente en tiempos de adversidad.

Demos paso al siquiatra Victor Frank que nos cuenta su experiencia como sobreviviente en cuatro campos de concentración:

“No cabe duda que las personas sensibles acostumbradas a una vida intelectual rica sufrieron muchísimo (su constitución era a menudo endeble), pero el daño causado a su ser íntimo fue menor: eran capaces de aislarse del terrible entorno retrotrayéndose a una vida de riqueza interior y libertad espiritual. Sólo de esta forma puede uno explicarse la paradoja aparente de que algunos prisioneros, a menudo los menos fornidos, parecían soportar mejor la vida del campo que los de naturaleza más robusta.”

Ese es el genuino e incomparable servicio y utilidad de la poesía, de la oración, de la filosofía y del arte en general. Esa es su razón de ser, para eso están, para hacer que el hombre sea hombre y no solo bestia material. El espíritu bien nutrido se sobrepone a cualquier adversidad y dota de sentido a la existencia humana.

 En definitiva, la poesía tiende un puente entre el hombre y Dios.

Y, ¿para qué sirve el atardecer, y el rocío, y el canto del cenzontle, y el recuerdo y la esperanza y el amor? Gracias a Dios… no sirven para nada.

Tan solo para sacarnos de la tristeza de estos aciagos tiempos, para hacernos recordar que no estamos solos, tan solo para enfrentar la vida con ilusión renovada, alimentado el espíritu tras recitar con Teresa de Ávila

Nada te turbe,
Nada te espante,
Todo se pasa,
Dios no se muda

La paciencia
Todo lo alcanza;
Quien a Dios tiene
Nada le falta:
Sólo Dios basta.

Eleva el pensamiento,
al cielo sube,
por nada te acongojes,
Nada te turbe.

PEDIR DISCULPAS

Por Ernesto Parga

Desde el arribo al poder del actual gobierno, se trasluce un interés casi malsano por el pasado, y un desdén creciente por el futuro. Con la mirada permanente en las afrentas históricas recibidas por los pueblos originarios, se construye un falso discurso reivindicatorio de un México idílico, sabio y bondadoso, que fue abruptamente interrumpido por la llegada de los conquistadores. Se exige perdón en nombre de México por esos agravios que “nos” infringió la corona española.

En la mezcolanza de realidades y fantasías, de historia escrita a posteriori, con burdo maniqueísmo, sin grises, donde todo lo español es negro y todo lo originario es blanco e impoluto, se confunde, se divide con toda seguridad para auto erigir al régimen en defensor de los pobres y los desposeídos con claros ribetes electoreros.

Se nos vende un pasado, de suyo, de múltiples pueblos, como si fuera uno solo o al menos como si todos fueran lo mismo. La realidad es que estos pueblos estaban enfrentados y unos bajo el sometimiento violento y destructivo de otros. Como todo imperio y guerra de dominio a lo largo de la historia, hubo crueldad y bondad en la conquista y el dominio español, los ejemplos de ambas realidades son incontables, solo como botón de muestra recuerdo dos casos; el sanguinario Pedro de Alvarado o el paternal Vasco de Quiroga.

Los romanos destruyeron Cartago, los ilustrados jacobinos se dieron un festín de sangre en las matanzas del llamado “terror francés, los holandeses cometieron barbaridades en contra de los nativos de África. ¿Quién se salva de episodios ominosos en su pasado? Ni lo pueblos originarios pueden hacerlo.

 Se sabe que para algunos pueblos sojuzgados la llegada de los españoles significó una liberación en muchos sentidos.

Insisto que se confunde deliberadamente, no creo que sea por ignorancia, a la corona española de hace 500 años con la monarquía actual de España y aún más con el gobierno  del presente de esa nación,  con la que tanto nos hermana, dicho sea de paso, al pedir reiteradamente que España se disculpe por las atrocidades de la conquista.

Intentemos deshacer la madeja de esta esquizofrénica y surrealista petición de perdón.

Empecemos: ¿Qué valor tiene sacar a tirabuzón las disculpas de alguien, si estás no son concedidas sinceramente y como un acto de íntima reflexión? Ninguno.

¿A quien se debería de pedir disculpas en caso de que esta locura anacrónica procediese moral o legalmente?, ¿A las casas reinantes en los trecientos años de vida de la Nueva España, los Austria y los Borbones o al gobierno civil actual español?

Suponiendo que esto tuviera algún sentido, ¿A quién le correspondería hacerlo, al gobierno de México o a los mismos pueblos originarios? Yo no creo que al gobierno mexicano pues tiene una deuda histórica de marginación sobre estas mismas comunidades. Siguiendo la lógica del reclamo, sí el gobierno español es culpable por lo que se hizo en otras épocas, la actual administración es igualmente responsable, por el abandono y desatención que se ha perpetuado sobre estos pueblos desde la génesis del México independiente hasta la autodenominada cuarta trasformación.

En términos de verdad cabe preguntarse, ¿somos los mexicanos quienes queremos esta disculpa? Lo dudo radicalmente. Hablaré por mí y seguramente por muchos de los habitantes de esta nación.

No somos ni españoles ni indígenas y estamos muy lejos de serlo y además de quererlo ser, pero al tiempo estamos ligados muy profundamente a ambas herencias. Amamos lo español tanto como lo indígena presentes en toda nuestra cultura mexicana. Somos cerdo y guajolote, somos maíz y trigo, somos mezcal y vino, somos la canción de la llorona y el cante hondo, somos viejo y nuevo mundo.

Somos mexicanos todos, la división y la ceguera de nuestra real identidad actual, constituye una nueva afrenta.  Somos fruto de esa fusión étnica que nos conforma, cultural y espiritual, a la vez terrible y magnífica.

Si el gobierno quiere representar a todos los mexicanos, no lo hace convirtiéndonos en indígenas, no todos los somos, esta es una nación de pluralidad étnica que debe ser considerada en toda acción de gobierno.

La visión segmentada de la historia, la romántica idealización de un pasado originario, la condena de una parte de nuestra realidad y de nuestro ser nacional, no contribuye ni a la justicia ni a la reconciliación nacional que merecemos.

Mas que exigir disculpas ofrezcamos lazos renovados de amistad y mutua cooperación.

Necesitamos también una mirada hacia el futuro.

LOS DEMASIADOS LIBROS Y LA POCA LECTURA

Por Ernesto Parga

El día 12 de noviembre fue nombrado, por ser el natalicio de Sor Juana Inés de la Cruz, Día Nacional del Libro, fue el presidente José López Portillo quien expidió este decreto en 1979, no confundir con el Día internacional del libro que se celebra el día 23 de abril y que conmemora la fecha de la muerte de los dos más importantes exponentes literarios de las lenguas española e inglesa; respectivamente, Cervantes y Shakespeare.

Sor Juana Inés de la Cruz defensora acérrima de la actividad de la lectura, décima musa de la cultura novohispana, de quien se dice llegó a tener 5 mil volúmenes en su biblioteca personal, una cantidad ingente para su época, para su condición de mujer y para su estado religioso.

Sor Juana se declara lectora contumaz y se dice agradecida por los frutos de la lectura en su vida:

“No me han dejado de ayudar los muchos libros que he leído, así en divinas como en humanas letras”

Sor Juana Inés de la Cruz

Podemos reflexionar, a propósito de la fecha, sobre muchos temas alrededor del libro y la lectura: ¿Cuánto se lee?, ¿Qué se lee?, ¿Todo libro deja una enseñanza?

Gabriel Zaid, en su libro Los demasiados libros, nos dice que en la actualidad se imprimen a aproximadamente un millón de títulos por año, en el año de 1450, fecha de la invención de la imprenta, se imprimieron unos 100 títulos, en 1950 se imprimían cerca de  250,000 títulos al año en el mundo y se consideraba que probablemente el arribo de la televisión sería la tumba del libro, ya vemos que esto no sucedió y que al contrario hoy se publican demasiados libros, así que aquí cabe la conocida  expresión “los muertos que vos matáis gozan de cabal salud” frase atribuida falsamente  a José Zorrilla.

Habrá que pensar que de esa exorbitante cantidad de títulos, un millón por año hemos dicho, muy pocos tendrán reediciones, muchos menos aun tendrán traducciones, muchos de ellos no son leídos pues son publicados solo para currículo o solo por el deseo de su autor y sin ninguna pretensión ni posibilidad de distribución,  otros muchos de ellos son de texto, otros de autoayuda (si se les puede llamar libros), y luego quedan los libros que en expresión de Zaid, “son los que nos acompañan y que son dignos de ser releídos: los clásicos y los contemporáneos inspirados en esa tradición.”

Claramente el volumen no garantiza la calidad, basta dar una vuelta en los anaqueles de las librerías para ver la pobre oferta de buenos libros y el dominio abrumador de los libros de narco historia, chismes de política, y ver con asombro cuántas celebridades se convierten en escritores, a lo Yordi Rosado, sin tener nada que decir y sin haber leído nunca.

Es muy conocido el serio problema de desnutrición y obesidad en nuestro país, que pudiera resumirse así: o no se come o se come muy mal. En cuanto al alimento que nutre al espíritu… la lectura, la situación es exactamente la misma: o no se lee nada, que es lo más frecuente, o en el otro extremo lo que se lee, en calidad, deja mucho que desear.  Todos los índices de lectura por países nos colocan en posiciones muy bajas, prácticamente de anemia por inanición. El INEGI en un informe del 2019 nos alerta de la disminución de los lectores y del tiempo que se emplea para leer en nuestro país, con referencia a su propio estudio del 2015.

A pregunta expresa hecha a los lectores de nuestro país sobre qué libros prefieren la inmensa mayoría se inclina por los llamados “bestseller”, los libros de autoayuda y los del tipo de cómo hacer algo sin esfuerzo. La mayoría, por desgracia, libros hechos al vapor ante la exigencia comercial de sacar otro más.

¿Qué nos da la lectura de los libros buenos?, ¿Por qué no debemos cejar en el empeño de promover esta actividad y hacer todo cuanto debamos para acercar a más personas niños y adultos al mundo de las letras? Van aquí algunas razones:

“Cuanto menos se lee, más daño hace lo que se lee”Miguel de Unamuno.

“De los diversos instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libro; todos los demás son extensiones de su cuerpo… Sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria”Jorge Luis Borges.

“He buscado el sosiego en todas partes, y sólo lo he encontrado sentado en un rincón apartado, con un libro en las manos”Thomas De Kempis.

En suma, la buena lectura nos da criterio, libertad, horizontes amplios, independencia, solaz y paz. Quizá todo lo que erróneamente buscamos en otros lados.

Termino este pequeño homenaje al libro y a la lectura ofreciéndote, sin que me lo pidas, mis recomendaciones muy variadas en temas y géneros:

1.- Don Quijote, (Inténtalo, no te arrepentirás)

2.- Crimen y Castigo (el mejor thriller de la historia)

3.- La Ilíada (poder, pasión y honor)

4.- Las confesiones de San Agustín (Paz y amor de Dios)

5.- El Aleph (poesía y filosofía en la palabra seductora de Borges)

Vamos leyendo o releyendo estos, querido lector y luego, ya encarrerados, hablamos de nuevo.

LA ELECCIÓN DEJA SUS LECCIONES… (Si quieres)

Por Ernesto Parga

“La democracia consiste en poner bajo control al poder político”

Karl Popper

Puntuación: 1 de 5.

Puntuación: 1 de 5.

La ultima semana hemos asistido, estupefactos, al desarrollo de las elecciones en EUA, al filo de la butaca como espectadores de la mejor novela de suspenso. Con una puesta en escena cargada de elementos que hizo que necesariamente estuviéramos pendientes de su trama.

Nos guste o no, EUA es un país hegemónico no solo en lo económico, también en lo político y en lo cultural, su influencia, repito, nos guste o no, se hace presente en muchos aspectos de nuestra vida, en la manera como vemos, entendemos o mal entendemos la realidad que nos circunda. Por lo tanto, en estas elecciones no solo estaba en juego la presidencia de este país, la conformación de sus cámaras, algunas gubernaturas, también se preguntó a la ciudadanía a través de referendos, por ejemplo, sobre el consumo legal de la marihuana, además, y esto es aún más relevante, estaban en el centro del debate un montón de posiciones ideológicas sobre temas muy variados: el aborto, la migración, el cambio climático, las energías limpias, la supremacía y el racismo.

Así que este llamado super martes nos ha dejado, si queremos entenderlo, lecciones muy diversas.

A los estadounidenses, sin duda, los llevará a preguntarse sobre la viabilidad, la representatividad y la justicia de su sistema electoral que puede permitir la victoria a un candidato a pesar de no obtener la mayoría de los sufragios de sus ciudadanos; tal fue el caso de Trump en las elecciones del 2016.

Y al mundo entero, cuestionarnos sobre las entrañas de la democracia misma, que tan frágil ha resultado en un mundo lleno de información falsa, frente a los embates de los políticos populistas que buscan a cualquier precio escalar en sus ambiciones de poder.

Es muy difícil de entender como más de 70 millones de personas le refrendaron su confianza a Trump a pesar de la desastrosa gestión en su mandato. Uno se pregunta, obtener el voto faltando a la verdad, enfrentando a sus ciudadanos, generando un clima de odio. ¿Es esto realmente expresión de la democracia o su artera manipulación?

A mi parecer, se jugaba en esta elección una cuestión de mucho más calado para la democracia tal y como la hemos estado viviendo. La opción populista fue puesta a prueba. La ratificación de Trump para un segundo mandato hubiera significado un acicate a otros tantos políticos, de esos que últimamente proliferan, que ven en esta vía de acción política la manera más eficiente de acceder al poder, mintiendo, denostando, repartiendo culpas y dividiendo a sus ciudadanos.

El resultado, al menos en EUA, es alentador porque demuestra, o así lo espero, que no es suficiente para ganar con la descalificación sistemática en el uso de los medios, o la destrucción de la obra de los antecesores, que es necesario proponer y construir en el presente. El resultado parece que le abre la puerta de salida, también, a la majadería, a la burla sobre los adversarios y a la imposición burda, incluso de manera física, sobre el interlocutor  (recordemos los  groseros apretones de mano a Macron y a Trudeau, o el empujón al mandatario de Montenegro).

 Es de desearse que sigamos encaminando directamente a la salida de la escena política  a los charlatanes del odio y la falacia, que utilizan todo cuanto pueden a su favor como mero afán electorero,  así sea la figura de Cristo o la defensa de la vida, el negacionismo o la minimización del COVID o la recurrencia a una falsa historia reconstruida en el presente para  su propio servicio y beneficio,   nada escapa a su ambición política por más sagrado o profano que esto sea.

La democracia es el sistema político opuesto a la monarquía que divinizaba, como en la Roma antigua, a sus césares y posteriormente a los reyes del absolutismo como encarnaciones de la voluntad divina. Hoy los populistas de marras, seudo demócratas, son casi divinizados por la plebe engañada que se pliega obediente a los mandatos de su líder, reencarnación de todos los héroes, supremo y único defensor de los valores y la ética nacional.


Los peores enemigos de los autócratas populistas son: la verdad, por eso la falsean, y la ley, por eso se ponen por encima de ella.


Así las cosas… cada uno desde su lugar habrá, responsablemente, de preguntarse:

¿Cómo evito ser manipulado por las falsas noticiasy por la melodía de los encantadores de la política? ¿Qué debe hacer el estado para limitar el creciente uso de la violencia verbal y la falsedad en las campañas? ¿Cuál es la posición que, frente a este fenómeno pernicioso, deben tomar los centros de formación y las universidades en su compromiso con la información y la veracidad? y ¿Cuál es la acción civil, al margen de los partidos, que nos convoca a todos?

Democracia ilustrada…el auténtico camino contra la manipulación

En la medida de que estas preguntas encuentren respuestas satisfactorias, la democracia caminará para volver a demostrar que, aun imperfecta, es la expresión más autentica de soberanía del pueblo frente al autoritarismo. Pues a decir de Winston Churchill:

 “La democracia es el peor sistema de gobierno diseñado por el hombre. Con excepción de todos los demás

FRANKENSTEIN DIGITAL

Por Ernesto Parga Limón

Voz: Ernesto Parga

Creo que la inmensa mayoría de las personas ha escuchado al menos alguna referencia sobre la novela de Mary Shelley, Frankenstein, y tiene noticia de qué va la trama, al menos en sus generalidades, (un científico que crea en un laboratorio a un hombre con partes de cadáveres que finalmente se le rebela). Creo, sin embargo, que pocos conocen el completo y verdadero titulo de esta novela gótica: Frankenstein o el moderno Prometeo.

Frankenstein no es el hombre monstruo creado sino, el científico creador; Víctor Frankenstein que desobedeciendo la ley divina se inmiscuye en la exclusiva tarea de Dios. Una reedición de mito prometeico que nos recuerda la osadía del hombre que pretende ser Dios. En Frankenstein la creatura se vuelve sobre su creador, en el mito griego, Prometeo es castigado por Zeus, (por entregar a los hombres el dominio del fuego sin autorización), a ser devorado en sus entrañas por un águila. Prometeo es inmortal así que se recupera cada día para ser eternamente devorado por el águila. La osadía siempre tiene un castigo, puede entenderse claramente la moraleja.

En un reciente libro salido a luz en 2020, “La fábrica de cretinos digitales” de Michel Desmurget neuro-científico francés de primer orden, se nos advierte del grave peligro derivado del uso indiscriminado de la vida online, algo que el mismo autor llama… “la orgía digital”.

Pero vayamos por partes, quizás nos asombre la dureza del término cretino que utiliza el Dr. Desmurget. Veamos, La RAE nos indica en su primera acepción que cretino es un adjetivo en medicina que designa el que padece cretinismo; para explicar luego que esta es una enfermedad caracterizada por un peculiar retraso de la inteligencia.

Así las cosas, podemos colegir sin problemas que para Desmurget, el exceso de tiempo frente a las pantallas navegando produce una disminución de la inteligencia en los niños y jóvenes.

En una aseveración, francamente perturbadora, Desmurget asegura como fruto de su labor investigadora de años, que esta es la primera generación en la historia, la de los nativos digitales, que tiene un coeficiente intelectual menor al de sus padres.

Agregando nos dice. “Las pantallas corroen los tres pilares básicos del desarrollo del usuario: la interacción humana, el lenguaje y la capacidad de concentración. Cuanto más tiempo pasen niños y adolescentes con móviles y ordenadores, menos participarán de la vida familiar. Al mismo tiempo, los padres, también usuarios habituales del mundo online, están menos accesibles para sus hijos. Y científicos y expertos están de acuerdo en que la convivencia entre humanos es básica para el desarrollo”

Con toda justicia Desmurget entiende a los niños y a los jóvenes como víctimas del descuido de sus padres, que tantas veces estamos también inmersos en la orgía digital:

“Lo que les hacemos a nuestros hijos es imperdonable. Nunca en la historia de la humanidad se había llevado a cabo un experimento de descerebración de tal envergadura”, afirma Michel Desmurget 

Quizás somos un nuevo Frankenstein o un Prometeo renacido, que desafía la manera de entender al hombre e intenta al margen de lo humano encontrar la felicidad; solo apoyado en el túnel multicolor de lo digital, mundo de imágenes incesantes, sin personas de carne y hueso que confronten al usuario y lo convoquen a levantar la vista de su pantalla para atender a la suprema realidad de la persona que tiene frente a sí.

La primera generación que sufre disminución de inteligencia: ¿Será este el castigo moderno para la antigua y persistente rebeldía del hombre? que alaba hoy al becerro de oro, dios falso de la hiper conectividad

Paradoja de paradojas, de no hacer nada, de seguir así dejándonos llevar por la corriente en lugar del poder de la información y del conocimiento que nos prometió el imperio digital, tendremos subsecuentes generaciones disminuidas en su inteligencia, y más saber e información tendrán aquellos que se alejen más de la esclavitud de la dictadura digital.

Aun es tan reciente este problema en la vida del hombre, que sorprende que aun sin terminar la orgía, ya se asoman las consecuencias negativas, tal como la punta de un iceberg esconde y anuncia a la vez el volumen enorme de su realidad.

Con seguridad la mejor lección en este tema no viene de Desmurget, que exige control y prudencia en la dosificación e inmersión de todos en la vida digital, sino de la segunda acepción el término cretino que nos ofrece la RAE.

Cretino: Necio



Completa la experiencia…Audio libro Frankenstein voz humana