LA “LIBERTAD” DE LOS ANTIVACUNAS

Por Ernesto Parga Limón

Derivado del reciente affaire que se armó el tenista serbio Novak Djokovic, que terminó con la negativa del gobierno australiano de permitirle ingresar, por no estar vacunado, y con su posterior deportación (con todo y su número uno del mundo), los inmensos espacios cibernéticos en donde reina la opinión se llenaron de consignas de reprobación y de apoyo, algunas francamente incendiarias otras ingenuas hasta más no poder. En medio… el debate sobre la libertad.

Curiosamente quienes están en contra de las vacunas y ven en ello una estrategia de control de oscuras fuerzas sobre nuestras vidas; hablan de libertad, su gran argumento y la palabra más repetida casi ya como muletilla es precisamente la palabra libertad.

Por otra parte, y de manera muy atinada, a mi parecer, quienes afirman que la vacuna es el medio principal de control de la pandemia abogan incansablemente por la responsabilidad, la ausencia de responsabilidad, dicen, está en el centro de las acciones y omisiones de los antivacunas.

La paradoja, habrá que explicarles a los primeros, es que la libertad es una sola moneda de dos caras imposible de escindirse, si bien del lado del anverso lleva escrita la palabra elegir, la cara del reverso escribe en letras del mismo tamaño… asuma las consecuencias de su elección.

Dice el escritor argentino Leonardo Castellani que: «cuando a una palabra se le hace significar todo, acaba por significar nada» ¿Será, entonces, que llaman libertad a lo que no es, será que llaman libertad a sus propios miedos y prejuicios, será que llaman libertad a su inveterada proclividad de ir contra corriente y a su empecinado deseo de salirse siempre con la suya?

La libertad y quizá el amor son los dos términos que de tan manidos en la actualidad han acabado por significar todo y nada, estos términos han sufrido tal vaciamiento de su real contenido, quizá porque comprometen, porque obligan resulta imperioso volverlos cualquier cosa.

Tal vez, el control de nuestras vidas, al que aducen nos somete el nuevo orden mundial, les llegue por donde menos se lo esperan, falsificando las palabras y con ello las ideas y con ellas las conductas.


Dice El filósofo Jorge Santayana que soñó alguna vez que veía cuatro caballeros pasar en cuatro caballos, negro, alazán, bayo y blanco, los vio revestidos como quien a la guerra marcha.

ꟷ¿Adónde van?, ꟷlos apremió.

 ꟷVamos a libertar el pueblo, ꟷle respondieron.

 ꟷ¿Libertar de qué? ꟷpreguntó el filósofoꟷ El jinete sobre el caballo blanco le contestó

ꟷ De las consecuencias de la libertad.


Parece ser que quien más se empecina en defender lo que llama, a gritos, su libertad; se esclaviza más, se vuelve más intolerante, más agresivo. No entiendo cómo es que, generalmente, una protesta en contra de las vacunas o los cubrebocas termina en destrozos de la propiedad privada y ataques a la policía, como sucedió recién ayer en Holanda.    

Efectivamente generalizar lleva a exagerar, pero parece haber una especie de comportamiento común entre los antivacunas, son combativos hasta la saciedad, piensan tener información de primera mano que solo ellos conocen, que si el mundo conociera despertaría de su marasmo, pero el mundo, piensan, es rehén de su propio cautiverio.

 Los antivacunas son ya una especie de secta religiosa secreta, son los rosacruces de la modernidad, parece que hacen trasladar la información solo entre iniciados para que estos la difundan fuera de los medios de comunicación pervertidos, ellos, aseguran, saben cómo trabaja el enemigo que nos quiere controlar, porque son perspicaces como Sherlock Holmes. Los antivacunas son un poco médicos, se protegen con limón e ivermectina y mucha miel, ellos en su libertad no   atienden los consejos de la OMS, pero si de un médico de Bolivia que a través de WhatsApp «desenmascara» la «verdad” sobre las vacunas y los tratamientos.

El mismo Castellani define la “opinión pública” como «ese chirriar de los ineptos que hace callar al sabio» hoy todos opinan hasta de lo que no saben y pretenden que su opinión sea verdad.

Yo no creo que el control de nuestra vida y libertad se pretenda tomar subrepticiamente, a hurtadillas, sin que apenas nos demos cuenta, yo pienso que cada uno hemos entregado conscientemente nuestra libertad en aras de la comodidad, yo pienso que todos en cierta medida hemos entregado jirones de nuestra vida y de nuestra libertad a vicios, flojeras, manías, individualismos, y egoísmo, en entera noticia de que estamos perdiendo lo más por lo menos.

Todos sabemos que es más libre aquel que se obliga voluntariamente a sus ideales y a sus responsabilidades, que aquel que, huérfano de compromisos rehúye de sus responsabilidades. Libertad y vínculo son binomio inseparable.

Todos sabemos a ciencia cierta lo que es mejor para nosotros y lo dejamos ir por estulticia y apatía. «veo lo mejor, lo apruebo, y escojo lo peor» declaró Ovidio, en tanto que San Pablo se confiesa «aborrezco el mal que hago y no practico el bien que amo»

La actitud antivacunas, sin generalidades, parece ser una actitud de aquel que no asume sus errores y lucha, con cierta candidez, por la libertad que por si mismo entrega todos los días en otros órdenes de su propia vida.

Ser libre en el auténtico y unívoco sentido de la palabra es amar y honrar los vínculos con los que libremente se ha elegido atarse, ser libre no supone ausencia de reglas, de mandatos, ni absoluta autodeterminación, eso es tan solo el paupérrimo resultado del incesante manoseo que el término libertad, vaciándolo de su contenido, ha sufrido.

Por la genuina libertad sí que vale la pena luchar, de la libertad mostrenca, indefinida, acomodada a mis propias y egoístas pretensiones de esa que esclaviza… de esa sí que urge liberarse.

1 comentario en “LA “LIBERTAD” DE LOS ANTIVACUNAS

  1. Alma Gloria Rocha Conde 26 enero, 2022 — 5:38 pm

    Si lei todo eso y creo una cosa son tus creencias, convicciones, credos o como le quiera llamar y otra es la comunidad mundial, reglas y normas de cada país y no puedes ir por la vid haciendo tu voluntad, poniendo en riesgo y pasando sobre los demás, se te respeta,…respeta, por ahi empezamos, graciaaasss

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close