LOS “HATERS” O LA NUEVA MANERA DE HACER POLÍTICA

Por Ernesto Parga Limón

Más se unen los hombres para compartir un mismo odio que un mismo amor.

 Jacinto Benavente

Es de todos conocida, y en buena medida sufrida, la polarización política que se vive actualmente y que según se ve irá al alza al compás de la intensificación de las campañas políticas.

Esta circunstancia ha dado pie a una nueva forma de “participación” social, un nuevo actor ha aparecido en la escena de la arena política. Este nuevo personaje no es privativo de alguna ideología, habita y se reproduce tanto en la derecha, en el centro, como en la izquierda (aunque no sé si esas posiciones signifiquen hoy alguna cosa), sin embargo, tiene sus propios rasgos característicos, pues más allá de la divisa que dice representar, es su actuar lo que le da una uniforme manera de ser.

A diferencia de otras formas de participación, este “actor” no busca nada para sí mismo, no suspira por algún cargo público o por prebendas especiales, no busca negocios al amparo del poder, no quiere colocar a ningún pariente bajo la fronda del árbol del presupuesto. (De los que si lo hacen no me ocupo ahora, no son el tema).

Su empeño es genuino, no lo dudo ni tantito, aunque también lo es genuinamente equivocado, ya que no advierte ser el subproducto manipulado de la polarización, la guindilla del pastel de los políticos descalificadores y de aquellos que saben que al enfrentarnos sacan ventaja; pues a rio revuelto… ganncias de manipuladores

Estos nuevos actores políticos, no van a mítines, su empeño es otro, no tienen carné de militancia, su misión es otra, no son motivados por los estatutos de la carta fundacional de un partido en particular, su encomienda es más alta, es casi una revelación, así lo creen, así lo viven.

Su trabajo principal no es aportar, ni construir; solo denostar, los hay AMLOvers, y los hay PANlovers.

Bien armados del celular, desde su casa o desde su oficina y al final desde su mismo corazón, a punta de WhatsAppazos disparando el odio de otros, hacen lo que ingenuamente creen, es su contribución al bien y a la democracia. 

Son el seguidor perfecto del charlatán embaucador, ya que ellos no juzgan, no revisan, no ejercen autocrítica, no tienen tiempo de pensar, pues el tiempo apremia, hay que denostar, solo denostar, no pueden parar. Un meme detrás de una fake, – ¿a quién le importa la verdad? -, otro meme, que urge la acción y hay que denostar. Venido a cuenta más que lovers son haters, lo suyo no es el amor: es el odio y lo más grave del caso es que ni siquiera es su propio odio, sino un odio transferido por los que siembran la división.  

-Nosotros no somos iguales, nos atacan, no nos pararán-, siempre ese falso plural para involucrar al despistado, para que se sienta llamado a la defensa de una causa grande, casi celestial.

¿Pero quién gana en esta guerra de pastelazos de lodo y de estiércol? No gana el que, siguiendo el imperativo de su líder, desayuna come y cena odio y descalificación hasta quedarse sin amigos. No ganan los partidos políticos que, arrastrados por su líder y por su hambre de poder a toda costa participan del odio, recogiendo solo el descrédito y el repudio del que hoy gozan. Y desde luego nada gana México y nada ganamos los ciudadanos. Quizá solo algunos ganan, los embaucadores, pero solo por un tiempo, ya hay muchos durmiendo su rencor en la soledad de una crujía.

Como dice el refrán, los carniceros de hoy serán las reses del mañana. ¡Alguna vez aprenderemos que el odio no le sirve a nadie¡

Cuando la misión es destruir y no construir; algo camina mal, cuando solo se ve la paja en el ojo del contrario y no la viga en el ojo de aquel al que se sigue; algo camina mal, cuando se piensa que el odio de la derecha se justifica y es mejor que el de la izquierda; algo camina ya muy mal.

Quizá hoy que iniciamos la Semana Santa, nos venga bien a todos; políticos y no políticos, recordar la plegaria franciscana:

Oh, Señor, hazme un instrumento de tu paz.
Donde hay odio, que lleve yo el amor.
Donde haya ofensa, que lleve yo el perdón.
Donde haya discordia, que lleve yo la unión.

Un comentario en “LOS “HATERS” O LA NUEVA MANERA DE HACER POLÍTICA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s