LA SOLEDAD DE OLGA

Por Ernesto Parga Limón

A Olga la noticia le cayó como un balde de agua helada.

– ¡No puede ser!, ¿Y mis estudios?, recién entré a la universidad.

Esta duda y un millón más cruzaron como flechas por su corazón al tiempo que sintió una especie de temblor recorrer todo su cuerpo, y ahora una descarga eléctrica la sacudía al pensar en sus padres, sobre todo en su papá, ¿Cómo decírselo? ¿Cómo ocultárselo? ¿Cómo reaccionaría si se enterara? ¡No!, ni pensarlo-, se dijo rápidamente, ellos no deben saberlo.

Sin embargo, ahora ya no había dudas, sus sospechas fueron confirmadas por ese examen de laboratorio que sostenía trémula en sus manos, ¡tenía 5 semanas de embarazo!

Todas sus amigas estuvieron de acuerdo, y apoyaron rápidamente aquella salida que se planteaba como solución al problema, no obstante, a Olga aquello terminó por desconcertarla aún más, hubiera preferido que entendieran la gravedad del asunto, lo que estaba realmente en juego, le pareció que el análisis de sus amigas era muy superficial, casi sin implicarse e incluso demasiado frívolo, -así no me ayudan, me hacen sentir más sola- se dijo a si misma

Su primera decisión fue no decirle nada a Mario, además les exigió a sus amigas que tampoco lo hicieran. La relación con Mario siempre fue sin compromisos de ninguna naturaleza, eso estaba muy claro.

Olga dio pasos al frente para resolver su situación, su acción fue rápida como corresponde a los jóvenes. Constantemente cavilaba, -para qué darle más vueltas al asunto, mejor… manos a la obra-; Imaginar la reacción furiosa de su padre, y el dolor de su madre si llegaran a recibir la noticia de su embarazo, le animaba en su proceder.

La intervención de un médico, amigo de una amiga, garantizaba la discreción y un viaje de fin de semana simulado haría que todo en su casa se mantuviera bajo control. Por suerte sus papás confiaban mucho en ella y esa semana estarían más ocupados de lo habitual.

Después, esa sensación extraña, variable, por un lado, ese inexplicable vacío en el alma y al mismo tiempo esa segunda oportunidad para continuar con sus estudios y con su vida normal, claro ahora con mayores precauciones; y de ahí nuevamente a esa tristeza cada vez más honda que parecía tomar carta de residencia en su vida: -pero ya pasará, esto es normal, ¿para qué tanto escrúpulo?, ni que fuera la primera, la única, o la última. Además, en realidad con criterio científico era tan solo un “producto”, tan solo un montón de células informes, incluso con la reciente ley que se aprobó, hasta legal ha resultado-; intentaba en vano convencerse.

Pero ese estado variable desapareció, y se convirtió en ausencia de sentido, en falta de aire que ahoga, en angustia. Ahora con los años ya nada podía hacer para amainar esa tormenta de desasosiego interior, de íntima y creciente desolación.

Y un rostro se empeñaba tercamente en dibujar su silueta en el lienzo del pasado.  ¿Cuántos años tendría ya?

Pero esa sensación amarga, la idea de que pudo ser de otra manera, y ese pellizcón en la conciencia por un futuro que nunca llegará, y la palabra mamá que pudo ser la más linda y que hoy no puede ni siquiera pronunciar.

Sus amigas, Ana, Dora, y Lucy, las mismas de la juventud, en tanto, en torno a una mesa de café se disponen a marcharse cansadas de esperar a Olga.

-No entiendo a Olga amigas- dice Ana- cada que nos vemos sale con lo mismo y termina bañada en lágrimas-.

-Sí, conmigo pasa igual y me parece una locura, algo así como pretender que romper una simple semillita es lo mismo que arrancar un árbol de raíz-, apostilla Lucy superficialmente, así sin implicarse demasiado, al momento de apagar su vigésimo cigarro.

Dora mete el celular en el bolsillo y moviendo negativamente la cabeza dice:

 -Es Olga que no vendrá se siente un poco indispuesta-.

-¡Ah! y manda saludos para todas-, agrega sobre la mesa dejando la propina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s