EL TRIUNFO DE LA RAZÓN Y LA EVIDENCIA SOBRE LA NECEDAD Y EL EGOÍSMO

(El caso Djokovic)

Por Ernesto Parga Limón

«El civismo es una virtud privada de utilidad pública»

Ikram Antaki

Finalmente, después de un largo proceso llevado a cabo ante la justicia australiana, concluyó, este domingo, con un duro revés para Novak Djokovic su intento de permanecer en el país para jugar el abierto australiano, uno de los 4 grandes torneos que regenteá la ATP (Asociación de tenistas profesionales).

En espera del veredicto, otro juicio, el de la opinión pública, se celebraba con participación de muchos: políticos de alto nivel, familiares y amigos, celebridades de los medios. El caso Djokovic se convirtió por momentos en un auténtico culebrón en el que se sumaron a exponer sus razones y su ciencia tanto partidarios como detractores del tenista serbio, actual número uno del mundo, incluyendo, claro está, rechazos y adhesiones de compañeros tenistas. Parece que nadie pudo sustraerse al mediático caso Djokovic vs Gobierno de Australia. Yo tampoco.

Claramente en esta ocasión, el juego del tenis sirvió solo como pretexto, como cancha en donde se defienden creencias y posiciones personales sobre muy variados temas de debate actual.  Dice el argentino Jorge Valdano el exjugador campeón del mundo que el futbol es “lo mas importante de lo menos importante”. Creo que la frase se puede hacer extensiva al tenis y a cualquier otro deporte ya que todos son importantes mientras no surja un tema realmente importante

De lado quedaron las marcas, el número de campeonatos, o sí Djokovic es uno de los tenistas más grandes de toda la historia, ya no se trató de saques “as”, reveses, o passing-shot, ahora los temas que se dirimen son  la libertad individual o la conciencia ciudadana, el debate se movió hacia las consideraciones opuestas entre los antivacunas y los pro-vacunas, entre los derechos individuales y las obligaciones civiles, pasando por las teorías conspiratorias sobre el control de nuestras vidas o si realmente existe el COVID y la pandemia que padecemos.

Hoy mismo se pronunció en definitiva la autoridad australiana y los jueces a cargo desestimaron los argumentos del equipo legal del tenista y dieron confirmación a la deportación que la autoridad migratoria decretó por estas razones: “la presencia en Australia del tenista no vacunado podría provocar disturbios civiles y dar un impulso al movimiento antivacunas”.

Djokovic paso de ser un héroe deportivo con admiración mundial a ser catalogado como una persona mentirosa, terca, egoísta y ventajosa. Torpeza tras torpeza terminó siendo engullido por su soberbia y desacato frente a la ciencia y a la autoridad a la que enfrentó con argumentos falsos.

La deportación de Djokovic representa para muchos, me incluyo, una victoria que da la razón a la razón y a la ciencia en medio de tanta basura en contra de las vacunas que han demostrado su enorme eficiencia, basta ver cualquier grafica de mortalidad para darse cuenta del antes y después de las vacunas. El veredicto representa una victoria que va mucho más allá que la mera deportación, la autoridad australiana reconoce el enorme sacrificio que su gobierno ha impuesto a sus ciudadanos en los estrictos y prolongados confinamientos.

Djokovic y su familia con el apoyo del primer ministro de Serbia presionaron de todas las maneras posibles intentando hacer creer que era tratado injustamente, confiados que su condición de número uno del mundo le daba una suerte de inmunidad para seguir haciendo su capricho; pensando que su ausencia en el torneo del que es máximo ganador en la historia significaría un quebranto deportivo y económico que el gobierno australiano no querría cargar como su responsabilidad.

(Familiares de Nolan Djokovic protestado por la suspensión de la visa del tenista)

Las sociedades de todos los países están inmersas en un clima de polarización, hoy todo se defiende álgidamente, todo se critica y todo intenta imponerse, en todo tema hay siempre dos bandos opuestos que con virulencia manifiestan sus razones.  Se habla de defensa de la libertad individual frente al pretendido control de los estados sobre las libertades de los ciudadanos. Se habla de ignorantes que niegan la ciencia, que entregan su libertad a los creadores de las teorías conspiratorias.

Evidentemente el análisis es complejo y lleno de variantes. Efectivamente la realidad de la persona singular está por encima de cualquier constructo social como el estado o el país, efectivamente las leyes solo son justas si promueven, defienden y respetan la inconmensurable dignidad de la persona humana, sino es así son solo mecanismos de tiranía. Sin embargo, existe un abismo entre la defensa de los auténticos derechos humanos y la necedad egoísta de que nada me obligue, nada me constriña.

Hoy se sufre no solo la tiranía de los estados sobre las personas, de los muchos sobre los pocos, hoy se sufre la tiranía de las minorías sobre las mayorías, hoy el uno quiere imponer al mundo entero a que le trate no como lo que es, sino como lo que siente que es, hoy se nos pretende imponer la necedad rotunda y egoísta del lenguaje inclusivo que se desentiende de normas, de verdades, de realidades incontestables para imponer al mero estilo Djokovic su capricho egoísta.  

No hay ninguna diferencia entre Djokovic y su comportamiento ante la pandemia y un hombre que luciendo como hombre, reclama iracundo a todos los que se dirigen a él con pronombres masculinos, se molesta que no reconocan su “derecho” a ser llamado “ella” o «elle» … ambos solo piensan en si mismos, no hay otro u otros, ni verdad alguna que los hagan considerar su postura.  Hoy se nos exige que tratemos el hombre que se cree Dios como si lo fuera, solo porque él siente que es el Dios mismo.

En buena medida el veredicto del jurado se puede leer como una victoria de la realidad y la evidencia frente al apetecer y el parecer subjetivo. Ser persona y exigir ser tratado como tal exige a su vez comportarse como tal, es decir, racionalmente. Ser persona significa también la posibilidad del sacrificio, la consideración y el amor por el otro. Ser persona supone siempre más dar… que recibir.

8 comentarios en “EL TRIUNFO DE LA RAZÓN Y LA EVIDENCIA SOBRE LA NECEDAD Y EL EGOÍSMO

  1. Héctor David Núñez Salazar 17 enero, 2022 — 7:04 pm

    Magnífico, como siempre, te abrazo admirado amigo y hermano en este fértil cmpás de los encuentrosss

    Me gusta

  2. Por donde quiera que se le vea es un derecho de cada persona ser vacunado o no , en toda la historia han existido pandemias y hasta el momento está de covid surge como si fueran chocolates yo me preguntó si ya hay suficiente Bcg que durante meses brillo por su ausencia en México y no se diga de las demás vacunas para los niños de 1 a 2 años población olvidada sobre este tema. Reitero sea la causa que sea la libertad es un derecho que por cierto con pandemia o sin pandemia siempre ha sido violada pisoteada y lastimada que triste es que exista todo esto quizá en un tiempo no muy lejano todo esto cambie para un bien común…. libertad hermosa palabra en acción sería un milagro

    Me gusta

  3. Pelado necio y arrogante…saludos 👋

    Me gusta

  4. Acertado comentario, más allá de ser individuo y defender las propias creencias nos debemos a los demás, dígase entorno laboral, colonia, ciudad, etc.
    Las reglas están ahí por bien o mal, está en nosotros en decidir si las seguimos o no, las consecuencias son derivadas de esas decisiones… así de fácil. Saludos

    Me gusta

    1. Gracias por leerme Jorge, bienvenido siempre a mi sitio.

      Me gusta

  5. Gerardo Diaz Gomez 21 enero, 2022 — 5:06 pm

    Muchas Gracias Ernesto , de acuerdo totalmente y es un excelente antecedente para promover el respeto por el bien común por encima del interés personal. A las estrellas del mundo se les olvida la responsabilidad del ejemplo con sus actos y lo que ello implica para la humanidad.

    Me gusta

    1. Gracias a ti Gerardo, un gusto tenerte en mi sitio, es tuyo para expresarte a tus anchas.

      Me gusta

  6. Djokovic el serbio o Djokovic el soberbio ?
    Creo que es una irresponsabilidad civil de una persona necia , soberbia , egoísta e irresponsable para con sus semejantes. y la autoridad
    Australiana está en su derecho de aceptar o no en su país a una persona que no está vacunada

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close